23 de enero de 2015

Un segundo de más en 2015 amenaza Internet

Instituto Europeo Campus Stellae
Formación en Derecho en Internet y Delitos Informáticos
www.campus-stellae.com
info@campus-stellae.com

+0034 981 522 788






El segundo extra del UTC puede tambalear Internet. / KACPER PEMPEL (REUTERS / Cordon Press)
  • Una fracción de tiempo que se añadirá en junio al UTC, el principal estándar temporal del mundo, puede provocar problemas en los sistemas conectados a la red
   Ángel Luis Sucasas 22 ENE 2015 - 12:06 CET

Asumimos que la Tierra completa una rotación sobre sí misma en 86.400 segundos, los que contienen las 24 horas del día. Pero, de tanto en tanto, esos 86.400 segundos pueden convertirse en 86.401. Es la corrección que aplica el Servicio Internacional de Rotación y Sistemas de Referencia Terrestre (IERS), institución encargada de velar por el principal estándar temporal del mundo, el UTC. La corrección, que empezó a asumirse en 1972, se explica, entre otros factores, por las complejas relaciones gravitatorias entre Tierra y Luna. El próximo 30 de junio, se añadirá el segundo extra número 26 desde su implantación. Y el riesgo que se corre es que algunos ordenadores y programas den problemas. No sería la primera vez.

En 2012, en el segundo que iba del 23:59:59 del 30 de junio al 00:00:00 del 1 de julio, este segundo extra se añadió al UTC. Inmediatamente, sistemas operativos como Linux, basados en Unix, comenzaron a fallar. Se produjeron retrasos de vuelos en Australia por el quiebre de los sistemas informáticos. Y páginas Reddit o Mozilla sufrieron problemas técnicos. ¿El por qué? La conexión de los sistemas informáticos a la red: “Hace 30 años, los ordenadores usaban el reloj interno de su sistema. Eso no era lo suficientemente preciso para decir si uno de estos segundos extra [que deben añadirse para ir al compás de la rotación] ocurrían. Ahora es lo normal para muchos ordenadores el ajustarse al milisegundo con el UTC usando el Network Time Protocol [es decir, vía online]”, explica Steve Allen, ingeniero de software del observatorio astronómico de la Universidad de California.

Saber si la historia se repetirá es algo impredecible. Linus Torvalds, creador de Linux, uno de los sistemas más afectados por el anterior segundo extra, ha querido apagar el fuego en la revista Wired: “La última vez que ocurrió, la gente puso su esfuerzo para que quedara bien después. Con suerte, todo eso permanecerá”, declaró Torvalds a la revista. Precisamente ese “con suerte” es lo que preocupa a expertos como Allen: “POSIX [una serie de estándares informáticos de interfaz para un sistema operativo tipo Unix] dice que no existen segundos extras. Y hay millones de ordenadores en uso que creen que esto es cierto. El mayor problema es para sistemas que monitorizan proyectiles o satélites y los que operan fábricas robóticas. Imagine una línea de producción de robots moviendo grandes masas con herramientas cortantes, sopletes, láseres y prensas. Ahora imagine qué pasaría si los diferentes robots en dicha línea no estuvieran de acuerdo por un segundo”.

Independientemente de lo que suceda en ese segundo de más del próximo 30 de junio, Daniel Gambis —director del Centro de Orientación Terrestre del IERS en el Observatorio de París— que ha dado el anuncio del segundo extra, cree que es “una responsabilidad de todos los sistemas informáticos el adecuarse a este segundo de más; si no, puede haber graves problemas”. Aunque tal vez sea la última vez que este segundo da quebraderos de cabeza. En noviembre, se celebrará en Ginebra una reunión de la Unión Internacional de Comunicaciones, organismo de la ONU que tendrá que decidir si conserva o no este segundo de más. El cambio, como explica Gambis, no sería banal: “Es una discusión que lleva en marcha desde hace 15 años. Si los elimináramos, crearíamos una nueva definición del UTC que estaría desincronizada con la rotación terrestre. Y eso significaría que, en unos miles de años, nos tomaríamos el desayuno a medianoche”.

La física tras el segundo extra

Varios factores entran en juego para que este segundo de más tenga que ajustar cómo medimos el día. “En 1967. el segundo fue redefinido como una cantidad física derivada del átomo de cesio y se pretendió igualar el segundo astronómico al atómico. Pero en aquel tiempo, la rotación de la Tierra era más rápida que ahora. Así que cogieron un segundo un pelín corto.”, explica Daniel Gambis, director del Centro de Orientación Terrestre del IERS.

Según Gambis, hay otros factores que influyen en que la rotación terrestre no sea un continuo: “Las mareas [provocadas por la interacción gravitatoria entra la Tierra y la Luna], ciertos procesos atmosféricos, y también la interacción entre el núcleo y el manto terrestre”.

FUENTE: El País. 

FORMACIÓN RELACIONADA:

22 de enero de 2015

España, enganchada al ‘smartphone’

Instituto Europeo Campus Stellae
Formación en Derecho en Internet y Delitos Informáticos
www.campus-stellae.com
info@campus-stellae.com

+0034 981 522 788






Un usuario maneja un 'smartphone'. / Angel Navarette (Bloomberg)

  • El coche inteligente, el Internet de las cosas y la fibra óptica son tres de las tendencias señaladas por Telefónica en su estudio 'La sociedad de la información en España 2014' 
  •  España es el líder europeo en cuota de mercado de teléfonos inteligentes

Ángel Luis Sucasas Madrid 21 ENE 2015 - 18:53 CET


Enganchados a WhatsApp, a Twitter o a Facebook. A navegar. A jugar. A encontrar restaurante o tienda de ropa. Y todo a través de los smartphones, ya que España es el país líder en Europa en cuanto a la cuota de mercado de los teléfonos inteligentes: ocho de cada 10 móviles lo son. Es la tendencia más marcada de los usuarios españoles en cuanto a tecnología se refiere, según refleja el estudio La sociedad de la información en España 2014, el número 15 en esta serie de estudios elaborado por Telefónica.

Hoy ha sido presentado en la Fundación Telefónica —con la presencia de su presidente, César Alierta y del ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria— y acompañando a este dato han estado las tendencias que definirán el horizonte tecnológico: el coche inteligente, el Internet de las cosas o la conexión de alta velocidad por fibra óptica (cerca del 10% de las conexiones en España, con un crecimiento el año pasado del 127%).



Los smartphones son protagonistas no solo por ese liderazgo europeo. Los españoles los usamos más que cualquier otro de nuestros dispositivos para ver vídeos, comentar a las redes sociales y, en general, conectarnos a Internet. Ocho de cada diez buceos en la red se hacen desde un móvil, un aumento de más del 10% respecto a 2013. "El tráfico de banda ancha en el móvil ha aumentado un 50% y el número de usuarios en un 20% gracias a la popularización del smartphone", ha afirmado Alierta durante la presentación.

La información, sea de un periódico o revista online, sigue ganándole la batalla a las redes sociales en el uso que hacen los 26,25 millones de españoles habituales de Internet. De hecho amplía su ventaja. Si en 2013 le sacaba casi seis puntos de ventaja a Facebook, Twitter y compañía, ahora la brecha se ha ampliado a un 10%. Pero tanto las redes sociales como la mensajería instantánea han tenido dos años de oro: el informe destaca que Twitter ha crecido en este periodo un 600% y WhatsApp un 200%.

En la lista de los más deseados del consumidor en esa nueva ola del Internet de las cosas, los objetos del mundo físico conectados a la Red, hay un producto estrella: el coche inteligente. Uno de cada dos españoles está interesado en que su automóvil esté conectado. Y, si le dan a elegir, quieren que la interacción se haga con la pantalla integrada en el salpicadero. La industria ha puesto la oreja: de los 15 fabricantes consultados por el informe, 12 ofrecen ya sistema vocal con algún tipo de comando para las apps del automóvil. Eso sí, solo dos incluyen estas funciones online para las gamas más bajas.

El papel que jugará Europa, y por lo tanto España, en toda esta economía digital es lo que despierta más dudas. Tres cuartos de las empresas europeas admiten sufrir un déficit tecnológico, según datos de la consultora Colt Technologies que cita el informe de Telefónica. España es la que sale mejor parada de este varapalo: solo el 62% de las empresas españolas dicen sufrir este problema, en contraste con el 81% de las alemanas.

Tanto Alierta como Soria han cargado en las espaldas de la Unión Europea la necesidad de situarse a la cabeza de la economía digital. El presidente de Telefónica ha recordado que mientras Estados Unidos se gasta el doble en software, bases de datos digitales, que en activos físicos, Europa hace lo contrario; gasta un 20% más en los físicos. El ministro de Industria ha subrayado que "ganar la batalla digital en España requiere ganarla en Europa", que la Unión no puede estar girando en un "eterno debate" y que "no habrá unión económica si no hay un mercado único digital".
Fuente: El País.

Formación relacionada:

19 de noviembre de 2014

WhatsApp ya encripta los mensajes

Instituto Europeo Campus Stellae
Formación en Derecho en Internet y Delitos Informáticos
www.campus-stellae.com
info@campus-stellae.com

+0034 981 522 788

 



  • La aplicación evita que se pueda interceptar el contenido en su aplicación para Android

Parecía una actualización más para Android, desde WhatsApp no se le ha dado importancia más allá, pero es clave para rehabilitar la confianza de sus usuarios tras la sensación de pérdida de control con el polémico signo de lectura de mensaje. No hace falta activar nada, ni dar el consentimiento, por defecto, los mensajes solo serán legibles por el móvil del destinatario. WhatsApp se ha unido a Open Whisper Systems, una firma especializada en seguridad.

La forma en que se codifican los mensajes es punto a punto. Esto significa que, a diferencia del chat de Facebook o Gmail, los mensajes solo se descifran en el móvil de la persona destinatario y viceversa. Al igual que en iCloud, la nube de Apple, WhatsApp no tendrá acceso a los mismos, tampoco si se lo piden las autoridades. Algo que ya ofrecen Cryptocat y Silent Text, poco conocidas, así como la rusa Telegram, cuya irrupción hizo que los usuarios cuestionasen la fortaleza de WhatsApp.

Esta mejora sólo funciona con los móviles que usan el sistema operativo de Google. No se ha dado ninguna estimación de su inclusión en iPhone, pero estaba entre las peticiones más frecuentes de sus clientes.

WhatsApp ha confiado en Open Whisper Systems, una empresa especializada en seguridad que cuenta con varios programas ya en el mercado: Signal, Redphone y TextSecure. Esta última ha sido clave para cerrar el acuerdo con la empresa de Jan Koum. No sólo encriptan sino que han hecho sucesivas muestras en conferencias mostrando sus habilidades, parte del código fuente y pruebas de ataques de los que salieron airosos.

El director técnico de Open Whisper Systems, Moxie Marlinspike, ha explicado en el blog de la empresa que la integración se ha realizado en algo más de seis meses, a la vez que ha desvelado que la intención era hacerlo antes pero la venta en febrero frenó la integración.

Facebook, dueño de WhatsApp, sigue su propio camino en el mundo de la mensajería, ajeno a estas novedades. Puede parecer incongruente, pero es parte del compromiso: mantener la aplicación de Jan Koum al margen de la red social. Solo el márketing se lleva desde los dominios de Zuckerberg, la ingeniería sigue a pocos kilómetros, en el búnker de Mountain View. Esto explica que la red social mantenga su aplicación de mensajería como una distinta de la inicial y que ahora haya añadido una adicional, grupos. Tres aplicaciones: red social, de usuario a usuario y grupos, para comunicarse en Facebook, una estrategia que crea confusión pero que encaja con la apisonadora de Menlo Park, sumar usuarios y que pasen tiempo dentro del ecosistema. Si WhatsApp supera los 600 millones de usuarios activos mensuales, la matriz no le va a la zaga con más de 500 millones solo en su mensajería.

Muchos de estos clientes son la misma persona, pero complementan funciones, amigos y tipo de comunicación. El ecosistema Facebook trata así de neutralizar el avance de otras opciones, especialmente en Asia, donde Line y WeChat siguen ganando terreno.

FUENTE: El País.
FORMACIÓN RELACIONADA: