20 de mayo de 2015

Google prima los mensajes de Twitter en las búsquedas en el móvil

Instituto Europeo Campus Stellae
Formación en Derecho en Internet y Delitos Informáticos
www.campus-stellae.com
info@campus-stellae.com

+0034 981 522 788




Google pone los mensajes de Twitter en primer lugar
Resultado de búsqueda en móvil con contenido de Twitter en primer lugar.

  • El contenido de la red social aparecerá en la parte superior de los resultados en el móvil

Rosa Jiménez Cano San Francisco 19 MAY 2015 - 23:46 CEST


Twitter y Google se dan la mano. Móvil y social, la combinación más deseada en Internet. El buscador ha apostado por la red social como proveedor de contenido en tiempo real. Los tuits serán lo primero en aparecer cuando se busque algo en el móvil. En la parte superior, Google incluirá una selección de tuits sobre el tema buscado. En el post publicado por ambos servicios ponen como ejemplo a Taylor Swift o #MadMen como posibles temas de interés en tiempo real que se verán afectados por el acuerdo. Una selección de mensajes de Twitter, con el logo azul y el momento en que se envió aparecerá, en primer lugar, en la parte superior de la pantalla del móvil.

El estreno es solo en inglés y en Estados Unidos, de manera paulatina, pero ambos han dejado clara su intención de hacerlo extensivo al resto de idiomas y países. Tanto en la aplicación para los aparatos de Apple y Android, como en el navegador.

El siguiente paso, no confirmado, podría ser un integración más profunda en Google Now! el servicio que combina predicción con inteligencia artificial para obtener información a medida. Sirve para contestar preguntas, como el Siri de Apple, pero también para tener de un vistazo las últimas noticias, datos del tiempo o resultado de competiciones deportivas.

Este acuerdo mueve un pilar muy importante, el del posicionamiento en buscadores. Millones de búsquedas cambian de lugar a partir de este momento. En este aspecto, Twitter gana un poder que hasta ahora era efímero y ofrece una visibilidad enorme para usuarios individuales. El algoritmo, de algún modo, pasará a ponderar también el poder de las cuentas de Twitter, ya sean de marcas, medios o personales. Hasta ahora Klout era una de las herramientas más populares de medición de relevancia, no oficial, pero con gran confianza por parte de la industria.

A diferencia de Facebook, que ha llegado a acuerdos con medios para la distribución de contenidos, Twitter y Google se convierten en intermediarios y difusores al margen de los productores y creadores.

Este acuerdo no hace más que multiplicar los rumores de compra por parte de Google. El buscador no termina de adentrarse en el mundo social a pesar de sus esfuerzos con Google+. El pájaro azul tiene dificultades para mantener el ritmo de crecimiento, obtener ingresos y hacer que el contenido más relevante brille.

Otro cambio que se espera en Google, seguramente oficial la semana que viene durante su conferencia anual, será la inclusión de un botón de compra directa en búsquedas en el móvil. Será a través de un página intermedia, consensuada con el vendedor para agilizar la venta y reducir el número de clics hasta que se hace la transacción. El principal damnificado de esta novedad sería Amazon, líder en comercio electrónico.

FUENTE: El País.

FORMACIÓN RELACIONADA:

18 de mayo de 2015

Delitos de 140 caracteres

Instituto Europeo Campus Stellae
Formación en Derecho en Internet y Delitos Informáticos
www.campus-stellae.com
info@campus-stellae.com

+0034 981 522 788




 Un hombre usa su móvil ante la silueta de una joven. / Santi Burgos

  • La policía critica la falta de colaboración de Twitter para perseguir acoso y amenazas
  • La empresa remite a los jueces a costosas comisiones rogatorias a EEUU
Natalia Junquera Madrid 17 MAY 2015 - 22:19 CEST

“Lo de Lara se podía haber resuelto en un mes, pero tardamos ocho. Twitter se negó a colaborar. Es muy frustrante”, asegura la inspectora Silvia Barrera, de la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía Nacional, refiriéndose a la detención de dos hombres de 42 y 30 años —con trabajo y títulos universitarios— que acosaban a la presentadora de TVE Lara Siscar a través de la red social. No es el único caso. “Twitter se niega a dar las IP (ubicación) de los acosadores pese a que un juez ha visto indicios de delito. Dicen, por ejemplo, que la empresa y los datos están en EE UU y que el juez debe enviar una comisión rogatoria para que un juez americano ordene a Twitter facilitar esos datos. Es un proceso largo y carísimo, una forma de intentar disuadir a la justicia. Nos ha pasado con dos casos de amenazas a personajes públicos, uno grave”, añade la inspectora.

A preguntas de este diario, Twitter España se niega a decir cuántas denuncias de usuarios ha recibido por sufrir amenazas, vejaciones o acoso en su red social. Tampoco informa del número de perfiles que han cerrado por esos motivos ni por cuánto tiempo. “Nos tomamos muy en serio el acoso y las amenazas”, mantiene una portavoz. “Hemos actualizado la política y la prohibición se extiende ahora a amenazas de violencia contra otros o que promuevan la violencia contra otros; hemos cambiado la manera de aplicar la norma para poder bloquear cuentas abusivas por periodos de tiempo determinados y hemos aumentado el número de personas que trabaja en el equipo que evalúa esas denuncias”, añade. Twitter asegura que ese personal ha crecido, pero también se niega a decir cuántos son y cuál es su formación.

“Entendemos que pueden haberse encontrado en Twitter contenidos que no le gusten o le parezcan ofensivos. (...) Igual que si estamos en un espacio público podemos oír una conversación ofensiva, encontrarse con contenidos provocadores en Twitter puede ser frustrante”, le respondió la red social a Siscar cuando pidió que cerraran la cuenta de uno de sus acosadores. La presentadora no estaba frustrada, sino “asustada”. Recibía mensajes insultantes constantes desde distintos perfiles —hasta 15—, y uno de los acosadores llegó a abordarla en dos ocasiones por la calle. “Cuando vi que con Twitter no había nada que hacer, fui a la policía, que me preguntó cómo no había denunciado antes”, explica Siscar.

La consejera general de Twitter, Vijaya Gadde, admitía en un artículo el pasado abril en The Washington Post, que “a veces” habían “fracasado” al proteger a sus usuarios porque les costaba reconocer los casos de acoso y cuando sí lo hacían eran “inexcusablemente lentos”. “Pero la seguridad no es un fin en sí mismo. Si no se aplican de forma reflexiva, las herramientas de seguridad pueden minar la libertad de Twitter tanto como el abuso”, añadía.

En la mayoría de los casos denunciados en España, según la policía, Twitter parece poner por delante la libertad de expresión y privacidad de sus usuarios a los posibles delitos que estén cometiendo. Según el llamado “Informe de transparencia” de la compañía, la sede española recibió 69 peticiones de datos de las autoridades en el segundo semestre de 2014, de las que solo aportó “alguna información” en el 12%. El año anterior no respondió a ninguna.

En la subcomisión de estudio sobre redes sociales del Congreso de los Diputados, que evaluó entre otras esta problemática durante 2013, 2014 y el primer trimestre de 2015, la directora de seguridad global de Twitter, Patricia Cartes, aseguró que en España trabajaban “en estrecha conexión con la Guardia Civil, la Policía Nacional y las fuerzas de seguridad regionales”. La inspectora Barrera niega la mayor. “Facebook, al menos, retiene los datos aunque el acosador haya cerrado la cuenta. Twitter no. Tienes que estar de guardia para hacer capturas de pantalla y disponer de evidencias. Desde el punto de vista de la investigación, es como si tuviéramos que presenciar un homicidio para poder perseguir al culpable”.

Y todo eso ocurre cuando ya hay un juez que ha visto indicios de delito, lo que tampoco es fácil. “Muchos no tienen Facebook, ni Twitter, ni entienden lo que quiere decir que un vídeo ha tenido un impacto de medio millón de visitas. Todo esto es nuevo y falta mentalización”, asegura Barrera. En su informe final, la subcomisión sobre redes sociales del Congreso propuso que jueces, fiscales y fuerzas de seguridad recibieran “formación específica” y que la ley de protección civil del derecho al honor, la intimidad y la propia imagen se adaptara “al entorno digital”. Barrera opina que la mejor vía para atajar el problema serían multas altas. “Sale más rentable amargarle la vida a una persona durante dos años en Twitter que pasarse 20 kilómetros por hora el límite de velocidad”.

La Audiencia Provincial de Madrid ordenó recientemente a un juzgado de Madrid que admitiera a trámite una querella contra el autor de comentarios denigrantes en un foro de Internet. El juzgado la había archivado por falta de autor conocido al entender que la ley solo permite reclamar una IP cuando se trata de un delito grave, de más de 5 años de cárcel. Pero la Audiencia interpreta que “grave” puede ser lanzar ese tipo de expresiones “en el más potente medio de difusión social, incrementando enormemente los efectos lesivos para el derecho al honor de la querellante” [un personaje público al que habían llamado ‘perra’ y ‘zorra inmunda’]. De lo contrario, advertía, podría darse “una sensación generalizada de impunidad”.

El Código Penal y las redes sociales

Natalia Junquera

“¡Así se hace! ¡Más tiros a la cabeza de PPeros!”. La persona que escribió este tuit tras el asesinato de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco en mayo de 2014 fue imputada por apología para la comisión de delitos de asesinato. “Ahí empezó el boom”, recuerda Silvia Barrera, de la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT), cuya sección de redes sociales ha triplicado su personal en un año. “La gente nos decía si no íbamos a hacer nada. Nos pilló por sorpresa. Ahora sabemos que en cuanto hay una desgracia, hay comentarios de este tipo, aunque no todo lo moralmente reprochable es perseguible penalmente”.

“No hagamos un drama, que en el avión iban catalanes, no personas”; “Ojalá un avión en el que estén todos los catalanes se estrelle y se mueran lenta y dolorosamente”, se podía leer en Twitter tras la tragedia de Germanwings. También entonces hubo detenidos. La reforma del Código Penal agrava las penas para quienes inciten al odio, discriminación o violencia y humillen o menosprecien por razón de origen, ideología, identidad sexual... “por medio de internet o el uso de tecnologías de modo que se hiciera accesible a un elevado número de personas”. La reforma también introduce un nuevo tipo penal de acoso “para responder a conductas de indudable gravedad que, en muchas ocasiones no podían ser calificadas de coacciones o amenazas”, según el texto publicado en el BOE el pasado 31 de marzo. El nuevo tipo delictivo se dirige a quien menoscabe gravemente el sentimiento de seguridad de la víctima e intente establecer contacto con ella “a través de cualquier medio de comunicación”.

Los delitos en internet aumentan cada año . Pero la fiscal especializada Elvira Tejada advirtió en el Congreso que faltan “herramientas procesales” y “medios personales e informáticos” para investigarlos debidamente.

Fuente: El País.

Formación relacionada: 

12 de mayo de 2015

¿Miedo a comprar en la red? Con las tarjetas prepago, no

Instituto Europeo Campus Stellae
Formación en Derecho en Internet y Delitos Informáticos
www.campus-stellae.com
info@campus-stellae.com

+0034 981 522 788





Fuente: Thinkstock

  • El 43% de los españoles se frena a comprar a través de Internet por el miedo a dar sus datos.
  • Las tarjetas prepago pueden ser la solución.

Gema Escribano. Madrid. 12-05-2015 10:16


Las compras por Internet han dejado de ser algo ajeno para los consumidores. De hecho, la penetración del e-commerce en el mercado español batió récord en 2014 con una facturación de más de 14.000 millones de euros. Las nuevas tecnologías han contribuido a este proceso. Según el último informe del Observatorio Nacional de las telecomunicaciones y de la SI (Ontsi) proporcionado por Adigital el 60,6% de los internautas han realizado compras a través de la red. Las razones que argumentan son varias. Unas están relacionadas con el ahorro de tiempo y comodidad, mientras que otras se vinculan a los precios, las promociones y las ofertas.

Sin embargo, a pesar de este auge del comercio electrónico todavía son muchos los consumidores que presentan reticencias a efectuar sus compras por Internet. Según la consultora Nielsen, el 43% de los españoles se frena a comprar a través de la red por el miedo que tienen al uso fraudulento que puedan hacer de sus datos bancarios.

Para evitar esto y con el objetivo de aportar mayor seguridad, las entidades ha puesto en marcha un nuevo modelo de tarjeta: las tarjetas prepago para comprar por Internet que se caracterizan, en algunos casos por carecer de soporte físico. A esto se suma que para usarlas es necesario recargarla previamente con lo que el saldo de esta tarjeta es independiente del resto de cuentas del titular. Las entidades que comercializan este modelo son:

Santander

La entidad que preside Ana Botín dispone de la tarjeta e-cash con la que el consumidor elige cuánto dinero quiere que contenga con un mínimo de seis euros y un máximo de 1.650. Se pueden recargar a través de la Banca Online, por teléfono (902 24 24 24) o en los cajeros 4B y es gratuita siempre y cuando se realicen tres compras al año. Si no es así, la cuota de mantenimiento es de 9 euros. Carece de comisiones de emisión, carga y descarga.

Openbank

El banco online del Grupo Santander cuenta con la tarjeta ecard cuyo límite de cargo va del euro a los 3.000 euros. Si la recarga es de hasta 3.000 se efectuará a través de los cajeros automáticos mientras que si el saldo oscila entre los 10 euros y los 1.650 se realiza a través de la página web de Openbank. El saldo se abonará en plazo máximo de cinco días después de haber recibido la petición. Carece de comisiones por emisión ni cuota de mantenimiento o renovación.

BBVA

Dentro de su catálogo de tarjetas BBVA comercializa la Tarjeta Virtual que, a diferencia de las anteriores, carece de soporte físico. Basta con recordar el número de la tarjeta, el código de verificación (CV) y la fecha de caducidad. Dentro de la tarjeta virtual existen dos modalidades. La tarjeta virtual BBVA identificada que permite un saldo máximo de 600 euros y un mínimo de seis, y la tarjeta virtual BBVA anónima, en cuyo caso el importe máximo de carga es de 300 euros. Esta tarjeta se puede recargar en los cajeros automáticos, llamando al teléfono de atención al cliente, a través de una oficina o en la web. Carece de cuotas y comisiones.

Bankia

La entidad tiene entre sus ofertas la Tarjeta Virtual de uso exclusivo para las compras por internet ya que carece, como ocurre con la de BBVA, de soporte físico. Su solicitud se efectúa a través de la Oficina Internet y se gestiona por medio de la app Bankia Wallet. Los datos que se necesitan para operar con ella son el número de tarjeta y la fecha de caducidad. La cuota de alta es gratuita siempre en cuando se trate de la primera tarjeta prepago del clientes y su cuota de mantenimiento son 10 euros.

BMN

La entidad dispone de dos tarjetas para efectuar las compras por Internet con mayor seguridad. La primera de ellas es la tarjeta prepago que se puede generar desde Banca Online o a través del tarjetero con el que cuentan los clientes de BMN en su móvil. Es un producto totalmente gratuito que tiene los mismos seguros que cualquier otra tarjeta de crédito. La otra opción es la tarjeta regalo virtual ClickandGift que como señalan desde la entidad es la primera de estas características que se comercializa en España. Permite diseñar la tarjeta que se va a regalar y la temática en la que se usará.

CaixaBank

Una de las entidades más activas en la banca online es CaixaBank. La entidad pone a disposición del cliente cibertarjetas que carecen de soporte físico y cuya recarga se efectúa a través de Internet. A esta opción se suma CaixaWallet o cartera digital que permite al cliente realizar compras por internet con cualquiera de sus tarjetas o cuentas sin necesidad de dar ningún dato de las mismas.

Liberbank

Sin soporte físico, completamente gratuita y con la posibilidad de recargarla en cualquier cajero, oficina o mediante el servicio de banca a distancia. Estas son las características de la tarjeta prepago de Liberbank cuyo importe máximo es de 3.000 euros.

Ibercaja
La entidad comercializa la tarjeta prepago Visa Ibercaja Directo. Para disfrutar de ella basta con ser clientes de Ibercaja Directo, el servicio de banca por Internet de Ibercaja. Su recarga se puede realizar tanto desde la banca on line, Ibercaja Directo como desde los cajeros y oficinas de la entidad. La tarjeta tiene una cuota semestral de 4 euros pero, en función del número de operaciones que se realicen con ella, puede resultar bonificada en su totalidad. Además de este producto, el banco cuenta con el Tarjetero Euro6000, una aplicación para terminales móviles inteligentes que permite comprar de forma más segura las compras y efectuar pagos on line.

Otras entidades que ofrecen productos de estas características son Cajamar (dispone de la tarjeta prepago e-shopping) y Sabadell que cuenta con tarjeta de prepago de Banco Sabadell.

FUENTE: Cinco días.

FORMACIÓN RELACIONADA: