30 años de cárcel para joven hacker ucraniano

Se trata de una de las mayores sentencias por un delito cibernético de estas características.

Sophos ha informado de la sentencia a un hacker ucraniano, condenado a 30 años de prisión por una corte turca, lo cual es una buena noticia y una advertencia al resto de cibercriminales que operan por la red. Se trata de una de las mayores sentencias de cárcel por un delito cibernético de estas características.

Según diversos informes, Maksym Yastremskiy, también conocido como “Maksik", vendió cientos de miles de números de tarjetas de crédito y otras informaciones personales, además de pertenecer a una banda criminal acusada en agosto de 2008, de robar información de clientes de OfficeMax, Barnes & Noble, Boston Market, Sports Authority, Forever 21, entre otras.

Las autoridades alegan que este joven ucraniano de 25 años es responsable de la pérdida de decenas de millones de dólares a través de sus actividades criminales en todo el mundo.

“Con una sentencia así, probablemente Yastremskiy tendrá mucho tiempo para reflexionar si sus actividades han merecido la pena", afirma Graham Cluley, Consultor de Tecnología de Sophos. “Esta larga estancia en prisión también debería hacer pensar a otros miembros de estas bandas criminales – la recompensa puede ser grande, pero el riesgo de arruinar su vida cada vez es mayor. Efectivamente, parece que las posibilidades de ser arrestado son pequeñas, pero cada vez las autoridades mejoran en sus procedimientos y en la cooperación internacional para identificar a este tipo de criminales".

Área Nuevas Tecnologías de la Comunicación y la Información
Instituto Europeo Campus Stellae
Web: www.campus-stellae.com
e-mail: info@campus-stellae.com
Teléfono: +0034 981940809

2 comentarios:

Anónimo dijo...

30 años me parece un poco exagerado la verdad pero aun no entiendo porque es una buena noticia ue sea una carcel turca....

Ángel Martínez Suárez dijo...

Posiblemente estamos hablando del mayor traficante de datos robados de toda la historia -según información proporcionada por distintas entidades emisoras de tarjetas-. Sin duda es una medida ejemplar, pero ganada a pulso.

La buena noticia no es que sea condenado en una carcel Turca. De hecho, hasta el momento sólo hay una sentencia de un tribunal de ese país. Las autoridades Estadounidenes están negociando con el Ministerio de Justicia Turco para conseguir el retorno de Yastremsky y que pueda cumplir la condena en EEUU. La buena noticia es que se haya arrestado a un ciberdelincuente de estas carácterísticas y el efecto que causará en otros que tengan pensamientos similares.